Google+ arte para tontos: Grandes portadas de la música

lunes, junio 03, 2013

Grandes portadas de la música

Toma 1.

El 8 de agosto de 1969, más o menos a las 11:30, los cuatro músicos más famosos de la historia cruzaron la calle Abbey Road. El fotógrafo Iain Macmillan tuvo apenas diez minutos para sacar una buena foto. La sesión completa constó de 18 fotografías, del cruce fueron seis, de las cuales salió la portada que más ha dado qué hablar por sus peculiaridades.

Meses después, esta foto reforzó el mito urbano que Paul McCartney estaba muerto. La interpretación es la siguiente: John Lennon (derecha) con su traje blanco representaría al sacerdote, Ringo Starr con traje negro sería el personal de la funeraria, Paul McCartney, primero en sandalias, luego descalzo, con el paso contrario al resto, sería el muerto, y George Harrison vestido de blue jeans, sería el enterrador. Sea como sea, el asunto de la portada de Abbey Road trajo tanta cola paralela que lanzó al estrellato a un turista estadounidense que no sabía que fue fotografiado, hizo que la placa del Volkswagen estacionado sea constantemente robada, así como también que en el cruce de Abbey Road se instale una cámara de video por Internet -que a veces funciona- para que puede ser vista desde cualquier parte del mundo, las 24 horas. Además, ha sido una de las portadas más copiadas y citadas en la historia de la música. Abbey Road fue el último disco que los Beatles grabaron (a pesar de que fue el penúltimo en salir). Fue el único disco de los Beatles que no tiene ningún texto que los identifique como grupo.

Igual como el cuarto disco que publicó Led Zeppelin.

En su portada no aparece texto alguno, de hecho, la única referencia de autoría es: Produced by Jimmy Page (guitarrista). Los nombres fueron sustituidos por extraños símbolos cuyo significado no ha sido completamente revelado. En el arte exterior del disco aparece una pared recubierta con un papel tapiz que se desprende y un cuadro de un anciano cargando leña. No es un conjunto bonito. Es, parece una casa que se destruye, el alma de una persona cuando se seca.

Toda esta renuencia a identificarse surgió por las críticas que recibieron por su disco anterior. Se decía que los integrantes de Led Zeppelin no eran verdaderos músicos, que solo jugaban con la fama y se aprovechaban de eso. Entonces, en Led Zeppelin IV la banda quería que la gente escuche la música sin ser influenciada por los grandes nombres de Plant, Page, Bonham y John Paul Jones. Sin duda nadie puede negar en la actualidad que el disco fue un éxito en ventas, y que Stairway to heaven ha sido un referente para la música que se hizo en años subsiguientes.

Pero Led Zeppelin ya sabía mucho de una portada efectiva. Lo probó con su primer disco en donde se muestra el accidente del dirigible Hindenburg, unos segundos después de que ardiera en llamas, lo que valió al grupo varias críticas en contra.

Toma 2.

¿Qué se esconde detrás del prisma de The dark side of the moon? Nadie lo sabe, aunque muchos han visto ahí a la realidad representada en la luz amarilla, que tiene que ser descompuesta en partes para hacerse entendible. Claro, a cada color del arcoiris le puede corresponder una faceta de la vida, pero algo falta ahí. El color añil o índigo, ese que ayuda a tratar los desórdenes mentales. Tal vez el color perdido es por el compañero ausente, Syd Barret, el primer cerebro de Pink Floyd, a quien los problemas con drogas le impidieron ser funcional en las exigencias del grupo.

Toma 3.

Otras portadas que son logros de la ilustración pero que pueden pasar por obras de arte son los ejemplos de Guns 'n Roses que tomó el personaje anónimo de La Escuela de Atenas, del pintor Rafael de Sanzio, y lo aisló para los volúmenes Use your Illusion I y II. Es un joven sentado que está concentrado en lo que escribe con un lápiz sobre una hoja. El lápiz debió haber sido una novedad en el alto renacimiento en que vivió el pintor.

En Sargeant Pepper`s Lonely hearts club band, de los Beatles, los alter ego de los músicos están rodeados de muchos famosos. Están personajes tan disimiles como Aleister Crowley y Sri Mahavatara Babaji, pero no están ni Ghandi ni Jesús (como propuso Lennon), ya que no se quería herir susceptibilidades. Teniendo en cuenta cualquier problema legal con los personajes que aparecen todos tuvieron que dar su aprobación por escrito. Muchos no quisieron y se los borró con artilugios como colocar una hoja extra a la palmera, etc.

Bonus

Andy Warhol hizo una portada para The velvet Underground en donde no aparece el nombre del grupo ni del disco, sino el suyo.

London calling, de The Clash, ha sido considerada entre las más bellas portadas de la música por su fotografía.

Autor: Pablo Torres Aguayo.